Chequeos médicos

El maratón es una prueba muy exigente en donde vas a realizar un gran esfuerzo, por lo que recomendamos hacer un chequeo médico completo para saber cual es nuestro estado físico.  Es fundamental que te realices una ergometría o prueba de esfuerzo y un electrocardiograma para descartar problemas cardíacos.

Preparación física

Es altamente recomendable tener una preparación física adecuada para reducir el porcentaje de riego de lesiones. En una maratón los músculos y las articulaciones reciben miles de veces el impacto de peso del cuerpo multiplicado por 3. Una buena musculatura nos va a proteger de lesiones. Puedes complementar con el ciclismo para el fortalecimiento de las piernas y la natación para el fortalecimiento de torso y los brazos.

No arranques muy rápido

Este es uno de los errores más comunes que habitualmente se dan en el maratón. Durante los primeros kilómetros, probablemente hasta el km 21 o más, te sentirás muy bien. Pero cuidado, por algo se dice que el maratón se corre de km 30 a la meta. Pase lo que pase, mantén el ritmo programado para poder realizar tu objetivo, el maratón es una carrera de resistencia, no de velocidad, así que recuerda que la energía que uses “extra” la primera mitad del maratón, será la que necesitarás la segunda mitad para llegar a la meta, sobre todo los últimos 10 kms.

No arranques muy lento

Así como es importante no arrancar muy rápido, es casi igual de importante no arrancar demasiado lento. Aunque tu objetivo sea únicamente finalizar el maratón, sin importar tu tiempo, has realizado un entrenamiento y un preparación la cual te ha dado información y experiencia suficiente para poder haber estimad en cuanto tiempo piensas poder terminar la carrera. El arrancar mucho más lento del paso programado te puede cansar más y causar más dolor al final del trayecto que el correr a tu paso.

No salirse del plan

Para correr un maratón hay que tener un plan y apegarse al mismo para finalizar exitosamente. Seguramente existirán elementos durante los 42 kms que podrán influir para que te salgas de tu plan, pero trata de que estos sean mínimos y trata de no caer en las tentaciones, sobre todo de correr más lento o más rápido de lo que tenías en mente.

Bebe agua

Seguramente no sientas la necesidad de tomar agua en cada puesto de hidratación en el camino, pero si puedes te sugerimos sí hacerlo. Beber pequeñas porciones de agua desde el inicio del maratón te ayudará a mantener baja la temperatura de tu cuerpo y evitará la deshidratación. Si estas acostumbrado a tomar cualquier bebida isotónica durante tus entrenamientos, tómalo sin problema en el maratón.

Come inteligentemente

Si vas a llevar geles energéticos o pastillas de glucosa, tómalos cada 30 minutos aproximadamente y trata de hacerlo siempre antes de llegar a alguna estación de agua. Algunos geles son muy viscosos por lo cual te servirá mucho tomarlos con agua para aligerar la boca. Si durante tus entrenamientos comiste bananas o naranjas, cómelos sin problema, pero si no lo hiciste, probablemente sea mejor el seguir de frente cuando pases por la zona de abastecimiento de alimentos sólidos, para evitar que te dé un calambre en el estómago o ganas de ir al baño durante el maratón.

Cuidado con caminar

A menos de que durante tus entrenamientos hayas practicado el hacer intervalos entre caminar y correr, ten mucho cuidado de hacerlo durante el maratón. Si vas corriendo y por cualquier motivo te detienes a caminar durante algunos metros, puede ser realmente difícil retomar tu paso de carrera ya que tus músculos pueden endurecerse. Incuso en los puestos de hidratación disminuye el paso pero no te detengas.

Disfrútalo

Es fundamental que disfrutes lo que estás haciendo, es un gran esfuerzo por lo que debes de sentirte orgulloso de estar haciéndolo.  Seguramente dolerá, pero las 2 o 5 horas de tu vida que transcurran entre la línea de salida y la línea de meta, las recordarás por el resto de tu vida, así que diviértete !